Skip navigation

Después de 35 días estoy de vuelta en el ciberespacio. ¿Qué ocurrió? En pocas, fue un mes difícil. En más, junio lo fue realmente… pero lo mejor de las malas experiencias es aprender de ellas, crecer con ellas, de modo que me siento satisfecho.

Por supuesto, hay secuelas. Continúo pagando por el accidente de automóvil, estoy usando mis molestos anteojos nuevos mientras escribo estas líneas, hay un par de personas que no desean escuchar mi nombre siquiera, me encuentro en una situación “vulnerable” desde el punto de vista de muchos de mis antiguos colegas, la pequeña Lilith seguirá triste por un tiempo y estoy encerrado en casa un sábado por la noche. Bueno, eso último no es novedad.

¡Es genial estar de regreso! Además, tengo nuevos amigos y, en realidad, mientras estuve lejos de este espacio hice lugar para mis pensamientos en otros ámbitos… también por eso me siento satisfecho. Sólo espero no volver a dejar de comunicarme.

Anuncios