Skip navigation

Hay personas que ves y reconoces como compañeras de jornada en este mundo. Hay aquellas que se acercan y se alejan, pero siguen a la vista y cuando llamas, llegan. Las hay otras, y son pocas felizmente, que prefieres regalar a tus más entrañables olvidos. Y es que hay tantas clases de personas sobre el suelo que jamás acabarás de aprender sobre alguien nuevo… pero, si me preguntan, con las que voy conociendo estoy bien acompañado, más que feliz y satisfecho.

Anuncios