Skip navigation

Sí, es verdad, en la Internet puede conseguirse toda clase de protectores de pantalla (así es, para explicar algunos conceptos a partir de ahora usaré enlaces a Wikipedia aunque hay quienes no concuerdan con ella). ¿Por qué publicitar uno más de entre tantos? Esencialmente, porque estoy convencido de que puedes conocer mejor a la persona por el protector de pantalla que elije. Por ejemplo, nadie me dirá que ve igual al sujeto que se instala el clásico Johnny Castaway Screensaver cuando lo compara con el que tiene el Gillian Anderson Screensaver (aunque conozco personas que tendrían ambos).

Explicado mi punto, la selección en mi caso es absolutamente clara: Clock Screen Saver, que es lo que su nombre indica, un reloj y nada más. Bueno, tiene funciones interesantes y una excelente y altamente configurable apariencia, pero por encima de todo, combina perfectamente con mi enfermiza obsesión con la puntualidad y la programación de los tiempos. Al menos hasta que de él me canse…

Anuncios