Skip navigation

¿Qué es un blog? ¿Y para qué sirve? Política, salud, curiosidades… todos los temas imaginables son tratados en la red por aficionados y expertos, mujeres y varones de toda edad ansiosos por ser leídos, por difundir sus hallazgos, por lograr que otros sientan y piensen como ellos. “Qué inteligente soy, qué bien escribo. Cuántas personas morirán por conocerme”. Es el salto a la fama de los que carecen del atractivo o los medios para hacerlo de otra forma. Es el arma cargada de los tiranos, el mástil para la bandera de los revolucionarios, la hoja de olivo de quienes sueñan con un mundo mejor en esta Tierra. ¡Cómo son populares algunos blogs! ¡Y cómo saben sus hábiles editores hacerlos más requeridos! Su primordial interés es mantenerlos al día, sea por el dinero o por el poder que eso les significa. Sí, para algunos el blog es un medio de vida.

No para mí. Mi blog no es panal para atraer abejas, no es carnada para capturar adeptos. No es la regla graduada de mi autoestima, de mi popularidad inflada y artificial ganada a través de muchos trabajos. ¡Si hasta escribo peor de lo que suelo para saber cómo se siente ese desorden! No me interesa su estilo ni me preocupa su alcance. Todo lo que quiero es que esté vivo.

Mi blog es el espacio para las preguntas incómodas, para las respuestas que nadie espera, para los gritos alegres y tristes que hacen eco entre las rústicas paredes de mi mente. Es el lienzo que recibe mis duras y torpes pinceladas, los colores y perfiles que reflejan mi entropía. Es el pedazo de cielo en el que puedo depositar mis infiernos personales, los problemas irresolubles, los silencios, las dudas que a nadie le deseo, y también las alegrías contenidas y de origen desconocido que se traducen en la sencilla satisfacción de una caminata sonriente con vista al amanecer. Es donde puedo probar que las formas más crípticas son las que mejor expresan los pensamientos confusos de las mentes que vagan en diferentes planos, que creen que lo ven todo, que lo comprenden todo. Sí, en este cúmulo de bytes y caos juego a las escondidas, me burlo de los ojos curiosos que persiguen mis pasos por medio de mis secretos de dominio público. Estas líneas, tan abiertas y accesibles, contienen el código más oscuro del planeta. Este blog es para mí y sólo mío porque, no lo dudes, sólo yo sé por qué estoy escribiendo.

A veces, sólo a veces, me sirve también para conocerte. Cuando te identificas con lo que me atormenta, cuando dejas un comentario con la percepción de tu alma sobre mis introspecciones, cuando preguntas por qué escribí esto o aquello. Pero ese papel es accidental y efímero, casi ninguno de sus hallazgos va más allá de mi corazón y su estricto proceso de filtrado, de mi mente y su escrutinio inmisericorde. No podría ser de otra forma, este blog es mío y, como yo, sólo toma fotografías por el camino.

Anuncios