Skip navigation

Lamentamos comunicar el trágico fallecimiento, a causa de mutilaciones y vejaciones diversas y abundantes, de la Lengua Castellana. Quienes lloramos su destrucción a manos de esa infame villana, la Pereza, apoyada por su más artero cómplice, el Internauta, clamamos por justicia. Invitamos asimismo a los dolientes a perpetuar en lo posible su recuerdo, a pesar de la tendencia generalizada a eliminar cualquier vestigio decente de la que otrora fuera dama elegante, pulcra y culta.

 

 

 

Anuncios