Skip navigation

El mundo es de los cobardes. De los que se encierran tras muros, de los que no dan sin recibir a cambio, de los que han sido heridos y están resueltos a que no pase de nuevo. El mundo es de los que cuentan sus pasos, de los que limitan sus ansias, de los que no oyen a sus instintos, de los que cuentan ganancias. De los que dominan para no ser dominados, de los que mienten buscando no ser los más engañados. De los que no entregan ni se entregan, de los que no esperan ni se espera. El mundo es de ellos. Los otros… los otros están muy ocupados. Se la pasan viviendo, se la pasan amando, se la pasan cayendo, se la pasan volando. No tienen tiempo de pensar en poder, de pensar en poseer, de pensar en cuidados. Por eso dejan que el mundo sea de los cobardes; para que tengan algo.

 

 

 

 

Anuncios